Nosotros usamos preservativos

Los preservativos son populares por ser fáciles de obtener. Sin embargo, es importante destacar que los preservativos solo proporcionan protección fiable si se usan correctamente, aunque también pueden ocurrir accidentes no intencionados. En este artículo se enumeran los factores de riesgo más comunes. En el caso de que se dé alguna de estas circunstancias es recomendable utilizar la píldora del día después.

La mayoría de las personas prefiere usar preservativos en las relaciones sexuales y, sin embargo, los errores cometidos cuando se usa un preservativo se mencionan muy pocas veces, a pesar de que la prevención de los embarazos no deseados puede ser más importante que todo lo demás. La fiabilidad de cada método anticonceptivo individual puede caracterizarse mediante la fórmula de Raymond Pearl, que indica cuantas mujeres fértiles que utilizan un método anticonceptivo determinado han quedado embarazadas en el plazo de un año, proyectando el cálculo a 100 mujeres. Entre las mujeres de las parejas que usan preservativos, de promedio, 15 tienen que enfrentarse a un embarazo no deseado, ya que el índice de Pearl del preservativo es de 15. Esta cifra es mucho menor si el preservativo se utiliza correctamente pero, incluso así, al menos dos mujeres quedan embarazadas. La probabilidad de concepción se puede reducir con un uso correcto del preservativo. De todos modos, no debemos olvidar que si el preservativo se rompe o se escurre, el temido aborto o el embarazo indeseado todavía se podrán prevenir con la píldora del día después. Veámos cuales son los errores más comunes.

  • No usar un preservativo nuevo antes de cada relación
  • Conservar los preservativos en lugares en los que puedan resultar dañados
  • Usar preservativos caducado
  • Usar objetos punzantes, los dientes, etc. para abrir el envase
  • Aplicar lubricantes oleosos mientras se usa el preservativo, ya que pueden dañar el material de goma
  • Colocar el preservativo en el pene demasiado tarde
  • Retirar el preservativo demasiado pronto
  • Que en la parte final del preservativo no quede espacio para el esperma, sacando el aire de la bolsita
  • Que el preservativo esté enrrollado en dirección errónea
  • No revisar que todo esté bien después de aplicar el preservativo
  • Que el preservativo no sea del tamaño correcto

En caso de constatar que ha ocurrido alguno de estos erores y que el preservativo está dañado o se escurre durante la relación, deberemos pensar en prevenir un embarazo no deseado. En estos casos, la píldora del día después ofrece una solución fiable.

La ventaja del preservativo es que puede proporcionar protección frente a las infeciones de transmisión sexual, como el SIDA, pero no protegen frente al virus VPH por ejemplo. Una desventaja del preservativo es la posibilidad de que produzca una irritación de la piel o una reacción alérgica, que pueden estar causadas por el propio preservativo o por el material lubricante. A algunos hombres no les gusta ponerse un preservativo, algunos los consideran incómodos y muchos creen que puede el hecho de tener que buscar y colocarse el preservativo durante la excitación puede reducir el placer de la relación sexual. Pocas personas saben que también existen preservativos femeninos, con un aspecto similar a los preservativos clásicos, pero que se colocan en la vagina. Sin embargo, estos dispositivos son más difíciles de usar y son menos fiables, y con un uso típico su índice de Pearl es de 21.

No olvide que los preservativos solo proporcionan la protección adecuada cuando se usan correctamente. Si durante la relación ocurre algo inhabitual, abra inmediatamente un paquete nuevo de preservativos. Si el preservativo se rasga u ocurre cualquier otro problema, acuda a la farmacia lo antes posible para obtener la píldora del día después para ayudarle a evitar un embarazo indeseado.

Si ha tenido un ”accidente” con el preservativo, haga clic aquí

Share this...Share on Facebook
Facebook